Marlene, un llamado de auxilio

Por: Ricardo Meza Godoy / plex

Ensenada, B.C.- Durante meses Marlene ha tocado puertas en distintas instancias gubernamentales, para solicitar apoyo ante una situación de violencia intrafamiliar que vive desde hace más de 2 años. Ya ha denunciado ante el Ministerio Público en Ensenada, pero no ha recibido protección de ningún tipo, más allá de la apertura de un frío expediente.

La semana pasada acudió a oficinas del DIF Estatal, con la esperanza de que ahí le brindaran certidumbre, asesoría, que la respaldaran para encontrar una ruta que le permita vivir segura y tranquila. Sin embargo, lo que en resumen recibió como respuesta fue que no podían hacer nada, que se contratara un abogado para que le abrieran otro expendiente ante los juzgados civiles y de ahí para adelante buscara solución.

Años atrás inició una relación con un compañero de trabajo. Primero como amigos y posteriormente comenzaron a salir como pareja. Él es casi 20 años mayor. En su familia ella pasaba una situación de separación entre sus padres, no quería estar ahí, por lo que decidió vivir con él.

Después, las cosas comenzaron a salir mal. Al poco tiempo se enteró que su pareja comenzó a salir con otra persona; y cuando decidió irse descubrió que estaba embarazada. Se quedó. Durante el embarazo comenzó a recibir agresiones verbales, insultos, humillaciones.

Tras nacer su bebé las agresiones subieron de tono y se tornaron físicas. Marlene comenzó a recibir jaloneos y golpes a puño cerrado por su ex pareja, quien dice comenzó a tomar alcohol, “llegaba borracho y me golpeaba”.

Decidió irse y fue recibida por su mamá. Sin embargo las cosas no han terminado. Ella teme por la seguridad de la menor, una niña de 3 años.

Aún separada ella está siendo acosada, seguida por su ex pareja. Ha cambiado 6 veces de trabajo y en cada una de las ocasiones la ha localizado y la busca, y continúan los insultos.

Valiéndose de su derecho hacia la menor él se ha acercado, narró Marlene. “Él se llevó a la niña bajo pretexto de convivencia, regresándola de noche argumentando un pretexto tras otro para no llevarla temprano”. Las cosas no se sienten bien. Ella pide ayuda.

Con recursos insuficientes para pagar un abogado en lo particular no encuentra cómo puede resolver la situación, que ha llegado a un escenario de alto riesgo para su integridad emocional y física. Solicita a las autoridades presten atención a su caso, la orienten y la apoyen.

Por ello ha decidido levantar la voz. Básicamente para pedir AUXILIO.

Comentarios

comentarios