Parteras tradicionales: mujeres de manos cálidas

Por: Leticia Zavaleta / plex

Ensenada, B.C.- Cada 5 de mayo se conmemora el Día internacional de las parteras, estas mujeres desarrollan una relación de comunicación afectiva y efectiva con la mujer en gestación y con su familia. El acompañamiento que realizan va más allá de la atención del parto. Actualmente son consideradas piezas clave a nivel mundial para la reducción de la mortalidad materna. El aprendizaje, comparten algunas parteras, se les fue dado a través de un sueño. Consideran su saber como un don o como una herencia. En la mayoría de los casos las parteras aprenden a través de un aprendizaje situado, es decir, crecen en un contexto de partería donde su madre, padre o abuelos son médicos tradicionales, sobadores o parteras. Por otra parte, existen mujeres que estudiaron o estudian exclusivamente en una escuela de partería para ser parteras profesionales, parteras técnicas, enfermeras generales, médico generales o gineco-obstetras, para así poder prestar el servicio de partería.

Antonia Maceda es originaria de Guerrero y se dedica a la partería desde hace 24 años, tiempo en que llegó a vivir en el Valle de San Quintín. Ella adquirió los conocimientos de la medicina tradicional a través de sus  padres, primero aprendió a sobar desde chiquita, y dice que es algo que ya lo trae de herencia. “Si a mi me dicen: quieres comer o quieres sobar, yo prefiero sobar”. Para Antonia el ser partera representa un privilegio, pero al mismo tiempo una fuente de trabajo; ella cuenta que esta labor le encanta y que le está enseñando a su hija cómo atender un parto y cómo sobar para que se sigan practicando esos conocimientos y no se pierda la cultura. También menciona que cuando recién llegó a San Quintín, no contaba con materiales, pero actualmente el Hospital 69 de San Quintín la apoyó con materiales tales como: pinzas, tijeras, cintas métricas, entre otras cosas, y eso la hace feliz porque menciona que ahora  las parteras rurales están siendo tomadas en cuenta.

Antonia Maceda (y su hija). Fotografía: Cortesía / Maribel Campos

De la investigación social al cine documental

Maribel Campos Muñuzuri, egresada de la Maestría en Comunicación de la UABC, realizó su trabajo de tesis en el Valle de San Quintín en Baja California trabajando con parteras tradicionales en su mayoría migrantes de Oaxaca y Guerrero. “En el Valle de San Quintín se sigue buscando la atención de las parteras tradicionales, a pesar de queya no atienden partos, acompañan a las mujeres durante su gestación. La relación de las parteras con las gestantes y su familia se da en un contexto de empatía, ya sea por su condición de migrante o de lenguaje”.

Inspirado en el trabajo de Maribel Campos, el comunicólogo egresado de la UABC, Adrián Macías Díaz, decide llevar el tema de las parteras rurales al cine. En el documental se visualizan ambos lados de esta labor, dándole valor al conocimiento que parte de lo tradicional, pero también de lo profesional. Con esto pretende mostrar como estos conocimientos son importantes y que las mujeres que están en gestación tienen derecho a elegir y a exigir un parto natural ya sea en casa con una partera tradicional o en un hospital. La protagonista de la historia busca tener un parto humanizado en la ciudad de Monterrey, una​ de las ciudades con el índice de cesáreas más altas en México.
El documental lleva el mismo nombre que el de la investigación de Maribel Campos: “Mujer de manos cálidas”, ya que trata del mismo tema pero en diferentes contextos. Este documental se espera que se estrene en otoño de este año.
Tanto el trabajo de Maribel Campos Muñuzuri como el de Adrián Macías son proyectos que se suman al arduo trabajo que existe en México por la lucha del reconocimiento de los saberes de las parteras tradicionales. Para más información pueden visitar la página de Facebook Mujeres de Manos Cálidas: https://www.facebook.com/mujeresdemanoscalidas/

Comentarios

comentarios