Cinco deportistas que no se retiraron a tiempo [Opinión: Fernando Ribeiro]

[Opinión]

“Cinco deportistas que no se retiraron a tiempo”

fernando-ribeiro-cham-300x450Por: Fernando Ribeiro Cham
ribeirocham@gmail.com

Ribeiro es licenciado en actividad física y deportes, miembro del Colegio Europeo de Ciencias Aplicadas al Deporte; ha sido Jefe de Deporte Asociado en Baja California; y asesor de la Comisión de Juventud y Deporte en el Congreso del Estado, durante la XX legislatura. Actualmente trabaja como coordinador de Educación Física, en el Sistema Educativo Estatal en Ensenada.

 

 

 

 

 

 

Retirarse, quizá la decisión más difícil para un deportista. Cuándo y cómo son dos preguntas inherentes en la discusión del retiro. Por qué no irse con el anillo de campeón, levantando el trofeo, anotando el gol del triunfo o lanzando el pase de touchdown que cruza las diagonales y gana el súper bowl. Para qué subirse una vez más al ring cuando se ha ganado todo. Qué caso tiene el regresar a competir a una edad en la que las capacidades físicas han mermado.

Todo lo anterior tiene distintas respuestas, que van desde la necesidad económica, hasta el marketing que significa para una marca, un estado o incluso el país el regreso de un héroe de la modernidad.

A continuación 5 deportistas que no se retiraron a tiempo o que regresaron en forma errónea.

Michael Jordan
El considerado por muchos como el mejor basquetbolista y atleta de todos los tiempos, no solo se retiró en una ocasión, lo hizo dos veces, la primera de ellas cuando estaba en plenitud física y competitiva, pero su segundo regreso sigue siendo quizá la única manchita de su ilustre carrera.

Jordan había conseguido el primero de dos tripletes con los Toros de Chicago y después de la muerte de su señor padre en 1993, el 06 de octubre de ese año, Jordan anunciaría su primer retiro, debido a según él “una falta de deseo y motivación para seguir en el baloncesto”. Muchas teorías se han desatado a través de los años relativas a ese primer retiro de Jordan, desde afirmaciones de que el entonces comisionado David Stern le pidió alejarse unos meses del juego presuntamente por cargos derivados de apuestas con fuertes sumas de dinero, hasta la supuesta evidencia de un cheque por 57 mil dólares firmado por Jordan y encontrado en las pertenencias de un vendedor de droga que había fallecido.

Lo cierto es que “su majestad” se fue al béisbol, fracasó y regresó al baloncesto, llevando a Chicago a obtener otros tres títulos y terminar esa etapa competitiva de forma perfecta en finales, con 6 campeonatos en 6 finales y 6 títulos al más valioso de dichos encuentros. En 1998, Jordan se retiraría por segunda ocasión y lo hizo en la cumbre de su trayectoria, como campeón y con una imagen que bien puede resumir su carrera, con el tiro conocido como “the shot”, con Rusell en el piso y Jordan extendiendo su brazo al tiempo que el balón entraba en la red y definía la final a favor de Chicago.

Michael debió permanecer en ese halo de invencibilidad, con ese instinto asesino que lo llevó a encabezar la liga en muchas ocasiones. Los fanáticos del basquetbol y de la trayectoria de Jordan, jamás entenderemos el por qué de su regreso en el 2001, aunque como el mismo anunció, su salario iría de forma íntegra a los sobrevivientes y familiares de las víctimas del atentado del 11 de septiembre, días antes de que Jordan anunciara su regreso como jugador de los Wizards de Washington.

Aunque los números de Jordan fueron bastante aceptables para cualquier jugador, (promedió 21.5 puntos, 5.9 rebotes y 4.5 asistencias por partido) lo cierto es que el famoso número 23 no alcanzó los playoff en sus dos años con Washington y el promedio de victorias fue menor al .500

Muchos creemos que Jordan debió haberse ido en lo más alto y no en una gira que solo sirvió para coleccionar aplausos.

Julio César Chávez
El documental J.C. Chávez, dirigido por Diego Luna, ejemplifica la recta final de la carrera del originario de Ciudad Obregón, Sonora. Chávez, el que paralizaba a México durante sus peleas y que llegó a tener un récord de 89 y victorias y 0 derrotas, nunca fue el mismo desde aquella derrota el 06 de julio del 96, cuando con 33 años de edad y una bolsa asegurada de 9 millones de dólares, perdería ante un De la Hoya 10 años menor que literalmente lo devastó desde el primer round con un corte que no pararía de sangrar, hasta que en el cuarto round el médico dijo que ya era imposible para el mexicano seguir en la contienda y es que Chávez había sido dominado en todos los aspectos, las piernas ya no le respondían para tomar su distancia y el jab y el recto de De la Hoya entraron a placer.

El segundo combate entre ellos tuvo un resultado igual. En ese momento, Julio César debió haber tomado la decisión de retirarse, ya no tenía nada que probar, había ganado 100 peleas en el profesionalismo a cambio de únicamente 3 derrotas y en su haber contaba ya con 5 títulos en 3 divisiones distintas.

Chávez jamás debió haber recibido los golpes de ese sexto round con Kostya Tszyu y sus presentaciones en plazas como Tijuana o Mexicali, fueron el mejor síntoma de que era el fin, pero Chávez prolongó demasiado ese desenlace y terminó dando lástima ante un total desconocido como Grover Wiley que para darle una idea, luego de vencer a Julio César, perdería sus seis y últimos combates de forma consecutiva.

Muhammad Ali
El más grande de todos los tiempos, como se autoproclamaba, perdió años valiosísimos cuando, estando en plenas facultades físicas, se vio impedido de boxear debido al retiro de su licencia por negarse a participar como voluntario en las fuerzas armas de Estados Unidos, que combatieron en Vietnam.

Ali, que combatió en algunas de las consideradas mejores peleas en la historia del boxeo, ganó sus primeros 31 combates, en una división muy distinta a la actual, tiempos en los que la división de los pesados estaba colmada de una serie de figuras que posteriormente serían inmortales del boxeo, como Bonavena, Frazier, Liston y el propio Foreman.

El originario de Kentucky no necesitaba demostrar nada, había derrotado física y mentalmente a cuanto adversario le ponían de frente y en una exhibición de resistencia sobrehumana, soportó durante ocho rounds que duró el combate, los 462 golpes que Foreman, quien llevaba 40 victorias consecutivas, 37 de ellas no habían llegado a la decisión.

Ali sostuvo 21 peleas más después de la batalla en la jungla con Foreman. Era demasiado. Su cuerpo, el mismo que volaba como mariposa arriba del ring, nunca fue el mismo. El más grande de todos los tiempos terminaría sufriendo tres derrotas en sus últimas cuatro peleas y secuelas físicas que lo acompañarían hasta su muerte.

Ronaldinho
Ronaldinho fue, durante un periodo de 10 años, el máximo exponente de la cada vez más decadente magia del futbol brasileño. Miembro de una generación dorada del “Scratch do ouro”, el antecesor de Messi con el dorsal 10 en el Barcelona, lo obtuvo prácticamente todo, el balón de oro, la Champions, la Copa América, la Confederaciones y el Mundial. Fue considerado como el mejor futbolista de la década que comprendió del 2000 al 2010 por la revista World Soccer y es parte de la lista de FIFA de los 100 mejores jugadores en la historia.

Pero la indisciplina lo hizo alejarse de la exigencia que el futbol, especialmente el europeo, demanda. Su paso por Italia fue regular y el regreso a su natal Brasil, solo significó la incapacidad de Ronaldinho de regresar al nivel que apenas un par de años antes había demostrado.

Jamás volvió a alcanzar las cifras de goles por encuentro y asistencias que tuvo con el cuadro catalán y en con cada traspaso sus números disminuían.

El que fuese en el algún momento el mejor jugador del mundo, terminaría en la banca del club Querétaro, para finalmente regresar a Brasil con el Fluminense, donde en nueve partidos jugados se iría en ceros en los rubros de goles y asistencias.

Fedor Emelianenko
Mucho se puede hablar del ruso que durante 10 años se mantuvo invicto en la división de pesos pesados, pero lo cierto es que compitió contra ex campeones de la UFC y además lo hizo en PRIDE FC, donde la competencia era mucho más agresiva y compleja en comparación con lo que tenemos actualmente en las artes marciales mixtas (el round 1 era de 10 minutos y se permitían las patadas en la cabeza aun estando en el piso).

Lo admito, Fedor es mi peleador favorito de todos los tiempos en el mma, pero también tengo que ser sincero, debió haberse retirado después de su pelea contra Antonio “Big Foot” Silva y lo peor, aceptar combates contra “bultos” como Jeff Monson (12 derrotar al momento de pelear con Emelianenko), Satoshi Ishii (con 6 peleas profesionales previo al combate con Fedor) o Pedro Rizzo (con 38 años y una tercera parte de sus peleas terminando en derrotas).

Después de un retiro (muy tardío) de cerca de tres años, Emelianenko regresó únicamente para pelear contra otro par de desconocidos que en nada le abonaban a su legado, Jaidep Singh con apenas dos combates en artes marciales mixtas y el brasileño Fabio Maldonado, quien por cierto estuvo a punto de noquear al orgullo de Rusia, en su propia casa.

Fedor Emelianenko, el peso pesado más dominante de todos los tiempos en las artes marciales mixtas, debió haberse retirado hace 6 años, cuando sus derrotas (escasas) se comprendieron como una falta de estrategia contra Werdum y una enorme diferencia de peso (36 libras más) contra Silva.

Me temo informarles que Fedor volverá a pelear en febrero del 2017, con ya enormes limitaciones físicas, en un escenario alejado de lo que su legado representa y combatiendo para ganar absolutamente nada.
 
 

 
 
____________
Fotografía de portada: Dave Haygarth / cc-by
 
** Los comentarios vertidos en los post bajo la categoría “Opinión”, son responsabilidad exclusiva de su autor. Sistema informativo plex funge en estos casos, únicamente, como espacio abierto para la expresión.

Comentarios

comentarios